¿Aún no conoces el Mokele-mbembe, el monstruo de África?

Mokele-mbembe

Alcanza los 10 metros de largo, vive oculto en las cuevas y simas del Congo y se alimenta… de hipopótamos y elefantes. Así es el Mokele-mbembe, el monstruo de África en cuya existencia creen los nativos y que la ciencia rechaza.

Todo el mundo sabe que los dinosaurios se extinguieron hace unos 65 millones de años, y a pesar de que conservamos vestigios del periodo (como el alga Lychnothamnus barbatus o determinados helechos), los especialistas niegan la posibilidad de que cualquiera de los grandes mamíferos del periodo haya podido sobrevivir. Pero esto no impide a los congoleños creer en la existencia del Mokele-mbembe.

El Mokele-mbembe es la versión africana del monstruo del lago Ness, una criatura a caballo entre la ficción y la realidad, que se ocultaría en las remotas selvas de África central, especialmente en la República Democrática del Congo.

monstruo de África ilustracion

Como sucede con otros monstruos, el retrato del Mokele-mbembe impresiona: mide hasta 10 metros de largo, tiene una piel de color marrón grisáceo y posee un cuello largo y flexible, similar al del extinto Diplodocus. Según las leyendas, vive en cuevas, cava en las orillas de los ríos y se alimenta de elefantes, hipopótamos y cocodrilos, nada menos.

¿Cuál es la historia detrás del Mokele-mbembe?

Si bien los dinosaurios fascinan a la gente en todo el mundo, esta pasión se siente con especial intensidad en los países de África central es única. Y no porque sea un ‘vivero’ de paleontólogos, sino porque sus lugareños creen en la existencia de una criatura prehistórica. La cosa no iría a más si criptólogos y autores como Daniel Loxton, Donald Prothero, Jerome Clark, Stephen McCullah no compartieran esta creencia.

Como apunta Daniel Loxton, «los rumores de enormes bestias escondidas en la región del Congo se remontan por lo menos al siglo XVI. No obstante, la idea de un animal evasivo similar a un dinosaurio africano parece haberse desarrollado solo después del descubrimiento en el siglo XIX de los dinosaurios fósiles».

En otras palabras, África, como todos los continentes y océanos habitados en los siglos pasados, se asoció con leyendas y rumores de monstruos desconocidos que acechaban en el interior. La idea de un animal parecido a un dinosaurio llamado Mokele-mbembe es una creación del siglo XX. Pero ¿cuál es el origen exacto del gran monstruo de África?

monstruo de África emem
Ilustración cortesia y propiedad de Emem.

La historia del Mokele-mbembe, tal y como lo conocemos, se remonta a un libro de 1909 titulado ‘Bestias y hombres’, escrito por un zoólogo llamado Carl Hagenbeck. El autor reflexiona sobre huesos de dinosaurios recientemente descubiertos, especulsnfo que los saurópodos (dinosaurios de cuello largo como el Apatosaurus) aún podrían estar vivos en el África más profunda. No ofreció evidencia aparte de leyendas y rumores, pero sus afirmaciones tan sensacionalistas corrieron como la pólvora, como sucediera con la maldición de Tutankamón.

El Washington Post, por ejemplo, se hizo eco en 1910 de las teorías de Carl Hagenbeck, anunciando que “el Brontosaurus aún vive”, lo que contribuyó activamente al mito de Mokele-mbembe. Pero ¿acaso existe evidente de que tal criatura haya habitado siguiera las tierras del Congo?

En busca del Mokele-mbembe: ¿realmente se han encontrado evidentes del gran monstruo de África?

Los informes e investigaciones que se han realizado sobre el monstruo de África han concluído que no existe ninguna evidencia sólida de la presencia de ninguna criatura que responda a la descripción del Mokele-mbembe. Las historias y leyendas estimulan la imaginación popular y alientan a los escritores de ficción, pero no constituyen evidencia científica.



Sin embargo, el hecho de que no haya fotos de Mokele-mbembe que demuestren su existencia no ha disuadido a los aventureros de buscarla o especular con los muchos testimonios sobre esta enigmática criatura. El Mokele-mbembe en Cuarto Milenio (cuarta temporada) causó sensación entre la audiencia española, siendo uno de los muchos documentales y programas dedicados a esta bestia. En YouTube y otras plataformas de internet abundan supuestos vídeos del Mokele-mbembe, con mal enfoque y peor definición de dicho animal.

monstruo de África Genesis Park por Mackal clean
Ilustración del monstruo de África realizada por Mackal Clean para Genesis Park.

Pero la curiosidad por el Mokele-mbembe no termina en la televisión y la literatura. Se han organizado numerosas expediciones en busca del monstruo de África. En 1980 y 1981, el biólogo retirado de la Universidad de Chicago, Roy Mackal, dirigió exploraciones en las regiones Likouala y el lago Tele del Congo, que se consideran zonas de avistamiento del Mokele-mbembe.

Aunque Mackal nunca vio a la criatura, ni su equipo pudo captar ningunas imágenes de Mokele-mbembe, sí reunió más historias y leyendas nativas sobre el mismo, que demuestran su profundo arraigo en la sociedad congoleña.

Otra expedición fue lanzada por un equipo de filmación japonés en 1992 y dio lugar a lo que se ha llamado como la mayor evidencia del Mokele-mbembe, lo que habla desfavorablemente del resto de las exploraciones realizadas: imágenes aéreas de alguna forma que parten el agua en un lago, que podría ser cualquier cosa.

Una de las últimas exploraciones fue la emprendida por Stephen McCullah, un joven estadounidense que logró recaudar 28 mil dólares a través de Kickstarter para financiar su travesía por la República del Congo en busca del Mokele-mbembe y otras especies jurásicas. Evidentemente no lograron encontrar nada que demostrara su existencia, pero sin duda viveron una aventura inolvidable.

monstruo de África pelicula baby
Fotograma de la película ‘Baby, el secreto de la leyenda perdida’

La falta de evidencias sobre el monstruo de África no ha impedido que se convirtiera en un éxito en taquilla. ‘Baby, el secreto de la leyenda perdida’, una interesante producción de 1985, es la primera y única película sobre el Mokele-mbembe que se ha producido hasta la fecha.



Por Rebeca Castaño.

Más sobre fauna y flora