Por qué este bebé elefante sigue a todas partes a su cuidadora

bebe elefante

Una cría de elefante devora las plantas, ensucia las alfombras y sofás y rompe la cerámica del hogar de Roxy Danckwerts, pero a ella no le importa. Ambos comparten una historia muy especial.

Roxy y Moyo tienen una relación peculiar. Cuando este bebé elefante perdió a su madre mientras atravesaban un río y él mismo casi corrió su misma suerte, el resto de la manada le rechazó, lo que hacía imposible su supervivencia. Pero no todo estaba perdido.

bebe elefante con cuidadora

Unos guardabosques encontraron a Moyo cuando un grupo de hienas lo había rodeado tras acecharlo durante días. Fue llevado al santuario de animales de Wild Is Life en Zimbabue, donde conocería a su segunda madre, Roxy Danckwerts, la fundadora del centro que no sólo le acogió: también le convirtió en uno más de su familia.

Roxy y Moyo, «un extraordinario vínculo de amistad»

La historia de Roxy y Moyo ha dado la vuelta al mundo gracias a la BBC y el vídeo Baby elephant causes havoc at home, que acumula cerca de 4 millones de visualizaciones.

En el mismo puede apreciarse a esta cría de elefante, de 14 meses de edad, Moyo, siguiendo a su madre adoptiva a todas partes. A pesar de ser adorable, las imágenes muestran la difícil convivencia entre un ser humano y un animal salvaje: la cerámica, los muebles, el entarimado y prácticamente todo lo que sea susceptible de ensuciarse o romperse tiembla ante el paso tamborilero del pequeño Moyo.



En palabras de Roxy Danckwerts, «Moyo es uno de esos animales con los que he formado un extraordinario vínculo de amistad, confianza y amor. Dejarlo ir será difícil». En cualquier caso, el suyo es uno de los vídeos más graciosos de elefantes.

Roxy Danckwerts, la heroína invisible de los elefantes en Zimbabue

Pero el de Moyo no es un caso aislado. En el centro Wild Is Life son muchos los huérfanos que, tras ser rescatados, viven en la casa particular de Roxy. Ella ha estado ayudando a los animales huérfanos y enfermos durante casi 20 años, habiendo rescatado a infinidad de animales, incluso aves y primates.

bebe elefante foto actual
En la actualidad, Roxy y Moyo siguen manteniendo una excelente amistad.

«Mi infancia estaba llena de animales. Los caballos eran la pasión de mi madre, su hermana y mi abuela, así que vivíamos en una granja con una escuela de equitación, ganado, ovejas, perros, gatos, lechuzas, hámsters, patos y gansos», afirma Roxy.

Sin embargo, Roxy se lamenta de la actual situación de la fauna de Zimbabue. «Cada año, cientos de elefantes bebés quedan huérfanos en todo el continente africano. Estos elefantes rara vez tienen la oportunidad de sobrevivir en la naturaleza».

Desde luego, aún hay mucho por hacer en este y otros países para que animales como Moyo pueden crecer y vivir en libertad, con el menor número de injerencias humanas.



Por Raúl G. Núñez.

Más sobre fauna y flora